El monstruo de colores juego de mesa

Comprar El monstruo de colores juego de mesa cooperativo para niños - Juego de mesa del Monstruo de colores

¿Cómo jugar al juego de mesa del Monstruo de Colores?

El monstruo de colores: Presentación

El juego de mesa de «El monstruo de colores» es un juego de mesa educativo para niños basado en el popular cuento escrito e ilustrado por Anna Llenas de «El monstruo de colores». Se trata de una historia que busca conocer y trabajar las emociones en los más pequeños, así como con los adultos. El mundo de las emociones y los sentimientos es vital para los más pequeños, y, con obras como «El monstruo de colores», o, películas como «Inside Out/Del Revés» de Disney Píxar, los niños y niñas tienen más fácil conocer, trabajar y controlar el poder de sus emociones.

Por ello, se ha presentado El monstruo de colores, el juego de mesa de Devir de este popular libro infantil de Anna Llenas. Este juego de mesa se une a otros muchos productos basados en el libro, como los peluches del monstruo de colores.

Componentes del Juego del Monstruo de colores

Este juego de mesa para niños de «El monstruo de colores» cuenta con 1 tablero de juego, 1 figura del icónico monstruo de colores, 1 figura de la niña que ayuda al monstruo con su problema con las emociones, 1 dado, 8 tarros diferentes para guardar las emociones, 5 fichas de emociones, y, 2 estantes para colocar los tarros.

Para ponernos en contexto, el juego de mesa parte del lío del monstruo de colores con sus emociones, siendo cada uno de los colores una de las emociones que siente el icónico monstruito. El color amarillo del monstruo representa la alegría, el azul la tristeza, el rojo la rabia, el negro el miedo, el verde la calma, y, por último, el rosa el amor. Como vemos, el juego cuenta con 5 fichas y 6 emociones, ya que el espacio rosa del amor carece de ficha.

Preparación de la partida

Para comenzar la partida se debe desplegar el tablero del juego, y, colocar cada una de las fichas de las emociones en su espacio correspondiente. A continuación, la niña y el monstruo se sitúan en la casilla inicial de color rosa del tablero. Para terminar de preparar la partida se mezclan los 8 tarros, colocando 4 en cada uno de los estantes de manera aleatoria, con el orificio mirando hacia arriba. Los tarros deben colocarse dados la vuelta, sin que se vea el dibujo de la parte que se encuentra por detrás.

Juego de mesa de El Monstruo de Colores de Devir para niños - Tablero

Turno del jugador

El jugador debe lanzar el dado, pudiendo sacar un 1 o un 2, moviendo al monstruo de colores el número de espacios obtenido en la cara del dado, siempre en el sentido que se desee. Asimismo, si el jugador saca una espiral, el jugador puede decidir mover al monstruo de colores al espacio que desee. Por último, si el dado marca el dibujo de la niña, el jugador debe mover a la niña a la casilla en la que se encuentre el monstruo.

Identificar las emociones para los niños

Cuando un jugador saca un número y mueve al monstruo a un nuevo espacio que contenga la ficha de emoción, dicho jugador debe explicar al resto de jugadores la emoción, utilizando ejemplos, experiencias vividas, objetos, momentos de la vida o cualquier detalle que se le ocurra. A continuación, coge la ficha de emoción y elige uno de los tarros de los estantes y le da la vuelta al mismo.

En caso de que el tarro sea del mismo color que la ficha obtenida, el jugador puede meter la ficha en el tarro, dejándolo girado para que los jugadores puedan ver que el tarro está lleno con la emoción correcta. En segundo lugar, si el tarro no coincide con la emoción, se devuelve la ficha al tablero, y, se vuelve a colocar el tarro con el dibujo oculto en su posición. Por último, si al dar la vuelta al tarro se trata de uno de los tarros con una mezcla de colores, el jugador selecciona dos tarros vacíos y los cambia de posición entre sí, y, deja el tarro con el revoltijo de emociones girado. En caso de que se descubran 3 tarros mezclados de emociones durante la partida, el monstruo se liará, y, se deberá volver a empezar la partida.

Eso si, la niña es capaz de ayudar al monstruo y resolver sus revoltijos de emociones. Por tanto, si el monstruo de colores acaba alguno de los movimientos en el mismo lugar que la niña, o, si se saca la cara de la niña en el dado, moviendo su peón junto al monstruo de colores, el jugador puede dar la vuelta a uno de los tarros mezclados de emociones que se hayan destapado.

Fin de la partida - Objeto del Monstruo de Colores

La partida del juego de mesa del Monstruo de Colores termina cuando las fichas de las 5 emociones están en sus correspondientes tarros, siempre que no hayan aparecido los 3 tarros de revoltijos de emociones del juego. No obstante, el objetivo del juego no es finalizar la partida, el objetivo del juego es ayudar a los más pequeños a conocer sus emociones, a trabajar con ellos y a entender como se sienten. Por ello, lo importante del juego es que cada vez que un jugador lanza el dado cayendo en una emoción, sea capaz de explicar con un ejemplo cuando siente dicha emoción.

En conclusión, se trata de un juego colaborativo y educativo para niños y niñas, perfecto para que los más pequeños jueguen con sus amigos, amigas, padres, madres y demás familiares. El juego de mesa de «El monstruo de colores» es un juego vital para aprender a expresar las emociones, a entender la importancia de las mismas, y, sobre todo, a quitar el miedo a sentir desde los pocos años.

Ficha del juego de mesa para niños del Monstruo de colores

ModeloEl monstruo de colores juego de mesa
MarcaDevir
Precio€€
Jugadores2-5
Duración15-30 minutos
TipoNiños / Educativos / Cooperativo / Creatividad/ Temáticos / Tablero
DificultadBaja
EdadA partir de 3 años
Info del juegoConsultar